Etiquetas

, , , ,

Los trabajos de Persiles y Sigismunda

¿Uno se acuerda de su padre sólo en el aniversario de su muerte? Si fuese así diríamos sin temor a equivocarnos que el recuerdo sería un recuerdo de agenda, un recuerdo forzado. En el fondo, una hipocresía.

En casos normales, uno se acuerda de su difunto padre de improviso, inopinadamente, cuando alguna circunstancia o hecho fortuito nos hace evocar su imagen, su personalidad o algún gesto inconfundible de su personalidad física. Otras veces lo evocamos a propósito, con motivo de alguna conversación entre familiares o allegados que lo conocieron, por algún tema o caso que tenemos entre manos y que a él le fue particularmente grato. En fin, por fortuna no tenemos ligados nuestros afectos a fecha fija del calendario.

Si nuestro padre fuese Cervantes, ¿lo abandonaríamos en el calendario hasta 2115/2116? Las almas de bien seguro que dirían que no, que tenemos cien años por delante para seguir hablando y escribiendo sobre el magisterio de D. Miguel y que esos cien años están llenos de días en que uno por uno podemos rendir el sencillo homenaje que consiste en leer, comentar y seguir aprendiendo de sus textos.

Por eso nuestro “Don Quijote paso a paso” ha decidido no cerrar. Por lo menos este año 2017.

Por si alguien tuviera un espíritu excesivamente formal y observante de los ritos administrativos, podemos aducir además que hay una prolongación cervantina en 2017 porque se celebra el IV Centenario de la publicación póstuma del “Persiles y Sigismunda”

No es el Quijote ni el propio D. Miguel, pero sigue siendo Cervantes.

Así que animamos a nuestros habituales colaboradores y a los nuevos que quieran sumarse a seguir escribiendo a los largo de este 2017 sobre el Quijote, el Persiles y la obra de Cervantes en general. Nosotros seguiremos además atentos, como siempre, a cuantos acontecimientos cervantinos que se celebren por el mundo.

Don Quijote paso a paso

Anuncios