Etiquetas

, , , , , , ,

Desde la biblioteca del Instituto Cervantes de Milán os presentamos una publicación de la Universidad de Valencia y, como siempre, os invitamos a visitarnos personal o virtualmente

Del Tirant al Quijote – la imagen del caballero
Universitat de València, 2005

En 1905 la sociedad valenciana se embarcó de forma entusiasta en la conmemoración del tercer centenario de la publicación del Quijote. Las instituciones locales, tanto públicas como privadas, diseñaron actos de todo tipo. La Universitat de València, en concreto, desarrolló un ciclo de conferencias que pronunciaron diversos miembros de su claustro de profesores y en las que se examinaba la obra, y su autor, desde varias perspectivas.
Denominador común de la totalidad de las celebraciones que tuvieron lugar en Valencia fue el poco, casi nulo, lugar que en ellas se dejó a las manifestaciones propias de la cultura y la lengua de los valencianos. Con raras excepciones, se obviaba de esta manera la admiración manifestada por Cervantes hacia nuestro Tirant lo Blanc o el aprecio que mostró hacia varios de los mejores escritores valencianos del momento, como Guillem de Castro, a quien, por cierto, debemos una primeriza adaptación dramática de la obra maestra cervantina.
Han pasado cien años y la sociedad española se apresta a celebrar el cuarto centenario de la publicación del Quijote. En este tiempo ha ido ganando peso una lectura de la obra, y de su autor, mucho más abierta, mucho más enriquecedora en su pluralidad. Precisamente por esta razón surgió la idea de que la Universitat de València participase de nuevo en dicha celebración, pero ahora con un enfoque que conjugase el merecido homenaje y, al mismo tiempo, hiciese honor al firme compromiso de la institución con la defensa y difusión de nuestra cultura. Con un enfoque, en definitiva, que se alejase de tópicos y que recuperase, en concreto, dos aspectos que influyeron en la conformación de la escritura cervantina.
El primero de ellos es el de la narrativa caballeresca y la configuración de la imagen del caballero, donde el Tirant juega un importante papel. El segundo, el universo cultural valenciano, que Cervantes conoció de primera mano a raíz de sus estancias en Valencia, con escritores, como el ya citado Guillem de Castro y otros no menos relevantes como el canónigo Tárrega, Gaspar Aguilar, Andrés Rey de Artieda o Cristóbal de Virués, que fueron apreciados y positivamente valorados por el autor del Quijote.
Para dar forma material a tales planteamientos hemos contado, en primer lugar, con una cuidada selección de objetos artísticos (cerámica, grabados, armas, pinturas…) a través de los cuales podemos reconstruir la imagen del caballero durante el siglo xvi. En segundo lugar, con los importantes fondos de la Biblioteca Histórica de la Universitat de València, complementados con una no menos cuidada selección de ediciones cervantinas y de autores valencianos depositadas en la Biblioteca Valenciana y en la Biblioteca Nacional de Madrid, a través de las cuales es posible hacerse idea del universo cultural valenciano que Cervantes, como ya queda dicho, conocía bien.

Anuncios