Etiquetas

, , , , , , , ,

Ladrones de Tinta de Alfonso Mateo-Sagasta

En 2009 participé en un club de lectura del Instituto Cervantes de Milán. La novela que teníamos que leer era una novela histórica de Alfonso Mateo-Sagasta: Ladrones de Tinta. El autor estaba presente y respondió con mucho gusto a las numerosos preguntas que nos suscitó la lectura de esta estupenda novela. Una novela que podría ser una novela policiaca ambientada en la gran época del Siglo de Oro español.

Diez años después de que Francisco Robles editara “Del ingenioso caballero don Quijote de la Mancha”, un tal Alonso Fernández de Avellaneda osa publicar una segunda parte. Robles, furioso porque alguien interfiera en su negocio, encarga a un empleado, Isidoro de Montemayor, que encuentre a Avellaneda y le ajuste las cuentas. Eso no resulta tan fácil, pues Montemayor descubre que Avellaneda no existe y que tras ese nombre se esconde un individuo que quiere llevar a Cervantes a la hoguera acusándolo de cornudo y homosexual.

Al final Ladrones de tinta resulta más bien ser una excusa para que Alfonso Mateo-Sagasta nos hable de lo que realmente importa: la literatura del Siglo de Oro y el ambiente cultural del Madrid de la época, haciéndonos reír con las andanzas de ese estrafalario detective. Está claro que el autor siendo un especialista no tiene dificultad para regalarnos un lujo de detalles que convierte esta obra en fuente inigualable de informaciones sobre este periodo único en la historia española. Mateo Sagasta lo hace con gran agilidad y sentido del humor.

Durante su intervención en el club de lectura me confirmó algunas ideas que yo ya tenía y también respondió a todas mis preguntas:

  • El Segundo Quijote es muy diferente del primero, tanto por el lenguaje como por la estructura de la novela. Mateo-Sagasta a este propósito decía que era la primera novela del mundo como tipología. El primer Quijote es una especie de ensayo para construir el segundo que curiosamente, añadía, casi nadie conoce, ni siquiera los propios españoles.
  • El primer escenario de Ladrones de Tinta es la ciudad de Madrid en el Siglo de Oro: las costumbres, la ropa, la comida, el modo de vivir… descrito con un crudo realismo.
  • El segundo es el mundo literario y todos sus protagonistas.

Ladrones de Tinta dedicaz de Alfonso Mateo-Sagasta

  • El recurso a capítulos de reducido tamaño recuerda a las escenas de una película, cada capítulo corresponde a un nuevo escenario o escena dando así mayor dinamismo a la historia.
  • En Ladrones de Tinta se hace referencia a un cartel que había junto a una iglesia en el que estaba escrito  “NO SE ORINA DONDE ESTÁ LA CRUZ” y que en un momento dado alguien cambia por “NO SE PONEN CRUCES DONDE SE ORINA”. Tuve la oportunidad de preguntar a Sagasta quién fue el autor del cambio y así fue como supe que había sido un hecho real a manos de Francesco de Quevedo.Podríamos comparar Ladrones de Tinta con el Alatriste de Pérez Reverte, pero con dos notables diferencias: una, Mateo-Sagasta se aleja del lenguaje culto y arcaico de Reverte optando por uno más coloquial y reciente; y otra, la presencia de un antihéroe mucho más humano y no tan invencible.
  • El hecho de hablaros ahora de esta interesante novela histórica es porque gracias a ella me entraron ganas de leer todo el Quijote: la primera y la segunda parte.Reconozco que a mí me gustó más la segunda parte que la primera. Dentro de la iniciativa que hemos llamado “DON QUIJOTE paso a paso” me he propuesto que,  cada quince días,  se comente un extracto de un capítulo del Ingenioso hidalgo Don Quijote de la Manche. Empezaré por la segunda parte, no solo porque me gusta más, sino porque es menos conocida.
Anuncios